jueves, 17 de marzo de 2016

Ni monstruos, ni licántropos ni quirópteros. Seres humanos - El cadáver de Anna Fritz (2015) - Héctor Fernández Vicens

Pau está de suerte. Dejan a su cuidado en la morgue de un hospital el cadáver de la actriz sensación del momento. La más bella y glamorosa. Para llamar la atención de sus amigos Ivan y Javi le saca una foto y la comparte con ellos. No cuenta con que conque sus amigos se acercan a ver en vivo y directo el espectáculo. Queda una hora para el cambio de turno y luego se irían a una fiesta.
La fascinación por los ídolos, el culto a la belleza y el morbo por la necrofilia han sido tratados en la literatura y la cinematografía muchas veces: Kill Bill o Hable con ella son ejemplo de ello. Al contrario que en las películas Gore, son eventos desencadantes de la posterior trama. La diferencia con aquellas nombradas es que El cadáver de Anna Fritz no cambia de ámbito ni de temporalidad en toda la trama. Eso mantiene el suspenso durante los 115 minutos de duración.
Casi filmada en tiempo real y casi con sólo cuatro personajes (Se rodó en sólo cuatro semanas) pero a pesar de ello no aburre. No está mal actuada por intérpretes jóvenes y muestra que para lograr el terror no hacen falta monstruos ni licántropos ni quirópteros; con el ser humano basta y sobra. 
No se regodea con el morbo y hace foco en la lucha moral. El final es el mejor posible. Fue presentada en los Festivales de South by Southwest y Sitges y fue nominada como mejor película en el Festival de Neuchatel de Cine Fantástico donde perdió a manos de "Green Room". Cine de entretenimiento. Ver trailer
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario