martes, 19 de abril de 2016

A magical substance flows into me (2015) - Jumana Manna [BAFICI 2016]

A magical substance flows into me forma parte del Festival BAFICI 2016 en la Competencia Internacional VI 15, 20.20, V. Recoleta 2;  SA 16, 22.45, V. Recoleta 2; MA 19, 13.00, Arteplex Belgrano 3


Este buen documental empieza basándose en unas grabaciones de los años 30 hechas por el etnomusicólogo judío-alemán Robert Lachmann, con perfomances en vivo desde tierras palestinas. Lachman se había mudado a Israel para instituir un Departamento de Música Oriental en la Universidad Hebrea al ser despedido de la Biblioteca Nacional de Berlín cuando asume el gobierno nazi. Lachman tenía el convencimiento de que no sería buena idea trasladar las canciones tradicionales a la notación musical occidental. Se perdería todo lo emocional que subyace en ella, pensaba. Para ello comienza un programa radial llamado Musica Oriental para difundir la música palestina antes de la Nakba, el éxodo palestino de sus hogares luego de la guerra de 1948. 

Su idea es ahondar en la música veradaderamente autóctona. Sin influencias occidentales y sin censuras de ningún tipo, ni político, ni religioso. Se abreva en distintas fuentes, ya que en la zona confluyen diversas vertientes étnicas y por lo tanto musicales.

A estas grabaciones se les agrega actuaciones de músicos que están integrados a la vida israelí y otros que, por el contrario, fueron confinados cuando se formó el Estado de Israel a zonas específicas de acuerdo a etnia o religión.

Hay músicos kurdos, árabes, palestinos, israelíes, marroquíes, etc. que tocan para Manna mientras ella va contando la historia de la música en la zona. Se encuentra con todo tipo de actitudes, algunas de ellas tienen que ver con lo generacional. Por ejemplo, el padre de un amigo le consulta sobre la opinión de su padre con respecto a lo que estaba haciendo. En sentido contrario una mujer responde que se niega a aceptar la imposición de una normalización cultural por parte del gobierno israelí. Refiere la resistencia de su abuela a dejar sus raíces marroquíes: "Su mundo es su habitación en la casa. Es un pedazo de Marruecos y mantiene toda su cultura".

Hay entrevistas interesantes a líderes y músicos de cada comunidad y presentación de antiguos documentos. Se nota en la documentalista que una mágica sustancia fluye inspiradora dentro de ella.

Jumana Manna se encarga de transmitir sus intenciones: "Dado que el hogar es el corazón de cualquier lucha colonial, decidí rodar la película en los hogares de las personas. En parte es una coincidencia que una gran cantidad de conversaciones tienen lugar en la cocina, pero también veo un eco entre el arte de la música y la elaboración de alimentos, una especie de memoria corporal. La película tiene mucho que ver la proximidad, las limitaciones del lenguaje, las limitaciones de estos encuentros, y una cierta violencia. Pero también se trata de desear, y la búsqueda de constituir algo nuevo."


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario