lunes, 25 de abril de 2016

Green Room (2015) - Jeremy Saulnier - [BAFICI 2016]

Green Room forma parte de la Programación del BAFICI 18 en la Muestra Nocturna. 

VI 1500.10V. Caballito 7VI 2222.30, GaumontSA 2320.00Gaumont

Uno de los tópicos habituales en las películas de terror es que un grupo de jóvenes sea víctima de un asesino serial o eventos sobrenaturales o la venganza de la naturaleza, etc. pero siempre jóvenes. No existen serial killers de geriátricos por ejemplo. A quién le interesa ver morir destripado a un viejo?


En este sentido The Green Room no es la excepción: el grupo de jóvenes en cuestión está formado por Pat, Sam, Reece y Tiger. Forman "Ain´t Rights", una banda Punk que tiene principios de dignidad para no caer en manos de discográficas pero no le importa robar combustible para moverse de un lado a otro ofreciendo recitales en lugares alternativos pequeños por monedas a lo largo del Pacífico Noroeste.


Así recalan en un club perdido en los bosques de Oregon en las afueras de Portland donde es asíduo un grupo de skinheads. Digno de una banda punk, el primer tema que tocan es un insulto a los nazis lo que provoca alguna reacción de los presentes sin llegar a mayores y convertida en ovación con las siguientes canciones.

Esa ya es una de las diferencias con lo que uno supondría el foco del conflicto: el ideológico. En el film conviven ideológicamente skinheads y nazis respetando y recelándose sin altercados mayores. 

Se vuelve a los tópicos trillados cuando el conflicto se produce a través de ser testigos de algo. El sufrimiento y la persecución de los testigos es algo que se ha visto muchas veces. Pero allí terminan todas las similitudes.

Empezando por la utilización de los recursos. Aquí no son necesarios máscaras ni monstruos no lagos ni el destino. Lo único que separa a los jóvenes del terror es sólo una puerta. Luego se agrega un piso de madera. Pero cuando la puerta se abre: "Agarrate Catalina". 

En las películas de terror es fácil detectar el orden en el que van a ir muriendo cada uno de los jóvenes en peligro. Aquí no hay forma de descifrarlo. Un buen ejercicio sería apostar de entrada quienes sobrevivirán o la secuencia de las muertes.

El suspenso es palpable y asfixiante, la tranquilidad con la que se conduce Patrick Stewart lo hace aún más malvado y las escenas son muy realistas.

Fue nominada en nueve festivales ganando 6 de ellos incluyendo Montreal y el Neuchatel International Fantastic Film Festival.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario